Información general

Las llantas están diseñadas y construidas  para brindar varios miles de kilómetros de excelente servicio.  Para mayores beneficios, las llantas deben ser mantenidas adecuadamente para evitar daños que pueden hacer que una llanta sea removida del servicio antes de que su banda de rodamiento se desgaste a su mínima profundidad.

No es práctico precisar exactamente en tiempo, la vida útil de cualquier llanta ya que las condiciones de servicio pueden variar.  La disponibilidad de servicio de una llanta en tiempo está en función del almacenaje y de las condiciones de servicio (presión de aire, carga, velocidad, vulnerabilidad de daños en el camino, etc.) a las que está expuesta la llanta.  Los consumidores no deberían de confiar solamente en la apariencia de su llanta, deben de estar atentos de cualquier cambio en su rendimiento tales como aumento en la perdida de aire, ruido o vibración, que pueden ser señales para removerlo.

Por lo tanto, es esencial inspeccionar regularmente la adecuada presión de aire, daños y desgaste de las llantas (por lo menos cada mes), incluyendo el repuesto.

Para servicio y asistencia o información, primero contacte a su Distribuidor Goodyear más cercano.