Mantenimiento de la llanta

Revise la presión de aire

Una apropiada presión de aire es esencial para un manejo seguro y una larga vida de sus llantas.  Es prudente revisar la presión de aire al menos una vez al mes, con un indicador preciso de presión. Asegúrese de revisar la presión cuando sus llantas estén frías y no hayan sido usadas recientemente. Manejar por lo menos un kilómetro puede incrementar la presión de aire y darle una medición imprecisa.

Si experimenta perdida continua de presión, entonces puede ser un posible indicador de problemas en las llantas.  Consulte a un profesional de inmediato para saber cual es la situación.

Revise el desgaste de sus llantas

Revise las barras indicadoras de desgaste que se encuentran en sus llantas.  Estas barras están localizadas en varios lugares, de la parte baja de la banda de rodamiento.  Cuando una llanta está tan desgastada que los tacos de la llanta se encuentran con el nivel de la barra, es tiempo de cambiarlas.

Goodyear le sugiere revisar el desgaste utilizando cualquier método, cada 5000 kilómetros.

Conozca que significan ciertos signos de desgaste

A medida que una llanta se desgasta, existen patrones de desgaste en el diseño que sobresalen y pueden indicar problemas con sus llantas.  Si usted ve cualquiera de estos patrones, haga que un profesional de Goodyear revise sus llantas.  He aquí algunos patrones de desgaste que hay que observar.

baja_presionDesgaste en ambos lados: PRESIÓN BAJA
La baja presión reduce la vida útil de la banda de rodamiento, incrementando el desgaste al nivel de los hombros.  También produce calor excesivo, lo que reduce la durabilidad de la llanta.  Finalmente, incrementa el uso de combustible debido a que las llantas suaves hacen que el vehículo trabaje más duro.  Un desgaste anormal también puede ser producto de una mala alineación o de problemas mecánicos.

alta_presionDesgaste en el centro: PRESIÓN ALTA
Cuando una llanta esta inflada a una presión alta, el centro del piso es el que soporta la mayoría de la carga y hace que se desgaste más rápido que los hombros.  Un desgaste desigual reduce la vida útil de la llanta.  También puede ser producto de una mala alineación o de problemas mecánicos.

partes_gastadasSurcos en la banda de rodamiento: PARTES GASTADAS
La acoplacion (también llamada inmersión) es más común en las llantas delanteras, aunque las traseras también se pueden acoplar.  Esto también es una señal de que las llantas están desbalanceadas o que la suspensión o el sistema de dirección esta desgastado.

mala_alineacionDesgaste en un lado: MALA ALINEACIÓN
Si los bordes de sus llantas tienen una apariencia dentada o con cuñas,  es porque no hay buen agarre con el camino.  La solución está en corregir la alineación.

Balanceo

Usted notará vibraciones si sus llantas no están balanceadas.  Esto puede ocasionar fatiga al conductor, desgaste prematuro o irregular de las llantas y un desgaste innecesario a la suspensión de su vehículo.  Sus llantas deben de ser balanceadas cuando son montadas por primera vez o cuando han sido montadas de nuevo después de una reparación.  Revise el balanceo de sus llantas a la primera señal de vibración.

Alineación

Se dice que un vehículo está bien alineado cuando todos los componentes de la suspensión y dirección  están en buen estado y cuando las llantas y dirección corren estables.  Si usted nota un desgaste desigual, puede ser por una mala alineación y su vehículo debería ser revisado por un profesional.

Rotación

Aún cuando una persona sepa muy bien  como rotar sus llantas, este procedimiento es fácil y rápido para un profesional.  Su manual de propietario le indicará cual es la rotación apropiada, así como los tiempos en los que se debe realizar.  Si no se especifican tiempos de ejecución, una buena regla a seguir para rotarlas es cada 10,000 a 13,000 kilómetros.

Reparación de llantas

La reparación de llantas debe ser hecha por un profesional capacitado.  Los procedimientos adecuados de reparación incluyen desmontar la llanta del vehículo.  Esto permite hacer una buena inspección de daños en la llanta, así como el uso de parches y tapones adecuados según las reglas de reparación.